5 – A. EL DESORDEN DE MIS PASIONES

CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

Uno de los temas esenciales tratados en el blog de origen: El mensaje esencial de Dios. Ver más.

A.1 ¿QUÉ SE ENTIENDE POR PECADO?

El pecado no es un simple conflicto, o debilidad, o menos aún, algo que depende de la cultura.

El pecado constituye cualquier trasgresión al carácter santo de Dios. Con cada pecado le decimos a Dios: “Señor yo me manejo como quiero, soy libre e independiente de vos”.

A.2 EL PECADO SE DESARROLLA EN TODAS  LAS DIRECCIONES

Hay una ley del pecado que opera en nosotros que es como la ley de gravedad.

Romanos 7:25  Gracias doy a Dios,  por Jesucristo Señor nuestro.  Así que,  yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios,  mas con la carne a la ley del pecado.

La ley del pecado, es que el pecado siempre quiere más pecado, que el  pecado se va a desarrollar todo lo que puede en todos los sentidos.

Hasta que halla un reconocimiento del pecado, un renunciar a ese pecado y un apartarse, el pecado siempre va a seguir desarrollándose.

El pecado se desarrolla en todos nuestros vínculos.

En nuestra comunión con Dios y toda forma de autoridad.

Conflicto vertical: REBELDÍA.

En nuestra comunión con nosotros mismos.

Conflicto interior: ORGULLO Y SOBERBIA.

En nuestra comunión con nuestros semejantes.

Conflicto horizontal: EGOÍSMO, EGOCENTRISMO

CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

2.1- El pecado nos hace perder la comunión con Dios.  (Conflicto vertical)

Isaías 59:2  pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios,  y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.

Romanos 3:23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios

Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte (separación eterna de Dios), mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro

El pecado se desarrolla sobre toda forma de autoridad en REBELDÍA.

Es el pecado básico.

Al rebelarnos ante Dios, nos separamos, adquirimos una autonomía que nos va degradando.

Romanos 1:21-32  Se envanecieron en sus razonamientos,  y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios,  se hicieron necios…

Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia,  en las concupiscencias de sus corazones,  de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos…

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas

Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios,  Dios los entregó a una mente reprobada,  para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia,  fornicación,  perversidad,  avaricia,  maldad;  llenos de envidia,  homicidios,  contiendas,  engaños y malignidades; murmuradores,  detractores,  aborrecedores de Dios,  injuriosos,  soberbios,  altivos,  inventores de males,  desobedientes a los padres, necios,  desleales,  sin afecto natural,  implacables,  sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios,  que los que practican tales cosas son dignos de muerte,  no sólo las hacen,  sino que también se complacen con los que las practican.

Se envanecieron en sus razonamientos.

Se entenebreció el corazón.

Dios los entregó a las pasiones de su corazón.

Deshonraron sus cuerpos.

Continuamente surgen pensamientos rebeldes de nuestro corazón.

“No quiero que nadie se meta en mi vida y me diga lo que tengo que hacer”.

Nos oponemos a toda ingerencia en nuestras vidas

La rebeldía abre nuestro ser al enemigo (conflicto espiritual)

Efesios 2:2-3  en los cuales anduvisteis en otro tiempo,  siguiendo la corriente de este mundo,  conforme al príncipe de la potestad del aire,  el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne,  haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos,  y éramos por naturaleza hijos de ira,  lo mismo que los demás.

Juan 3:8-10 El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él. No puede pecar porque es nacido de Dios.

1 Corintios 6:12 Todo me es lícito pero no todo conviene. Todo me es lícito pero no me dejaré dominar por nada.

2.2 –  El pecado exalta nuestro yo (Conflicto interior)

Romanos 1:21-22  Se envanecieron en sus razonamientos,  y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios,  se hicieron necios…

Filipenses 2:3-7  Estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;  no mirando cada uno por lo suyo propio,  sino cada cual también por lo de los otros. Haya,  pues,  en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús…

Que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo.

El pecado produce toda una obra de corrupción en nuestro interior.

Comienza con la vanidad de nuestros razonamientos y continúa el proceso produciendo ORGULLO Y SOBERBIA.

Cuanto más acabada es la obra de degradación mayor soberbia

Continuamente surgen pensamientos de nuestro corazón que nos exaltan a nosotros mismos.

Muchas veces rayando lo ridículo.

Atribuyéndonos logros que no nos corresponden

2.3- El pecado nos hace perder la comunión con los hermanos. (Conflicto horizontal)

1 Juan 1:7  pero si andamos en luz,  como él está en luz,  tenemos comunión unos con otros,  y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

El pecado engrandece mi yo y me separa de mis semejantes.

Se desarrolla en forma de EGOÍSMO, EGOCENTRISMO, INDIVIDUALISMO.

Los demás son un estorbo para que yo haga lo que quiero.

Continuamente surgen pensamientos de nuestro corazón que reclaman nuestro derechos sobre los demás.

Nosotros estamos en lo correcto y los demás son los que se equivocan.

CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

A.3 LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO EN MI SER INTERIOR

El pecado se desarrolla con mi colaboración, al no estorbarlo tiene libertad para crecer. Este libre desarrollo del pecado en mi vida va produciendo como consecuencia profundas heridas en mi ser.

La rebeldía produce miedos.

El orgullo y la soberbia producen culpa.

El egoísmo produce hostilidad, y la hostilidad se va tornando aislamiento y soledad

Si bien todos tenemos los tres tipos de reacciones hay personas más proclives a reaccionar en una de las direcciones conforme a su temperamento.

Esto no es útil como diagnóstico en los discipulados. Al percibir una tendencia en alguna de estas direcciones nos damos cuenta sobre que áreas tenemos que trabajar con la verdad de Dios.

3.1 EL TEMOR

La rebeldía al descalificar a Dios como autoridad me deja sin cobertura frente a muchos misterios de la vida.

Quedo desprotegido y esto le da lugar a los miedos a todo lo desconocido.

El miedo a la muerte, a la oscuridad, a la enfermedad, al dolor, a lo desconocido,  al futuro, a la soledad, al ridículo, etc.

Llamamos miedo al temor que me esclaviza, que me destruye.

Existen tres clases de temores:

El temor natural, que es normal y sano, el cual nos preserva de peligros reales

El temor reverencial hacia Dios, que es una virtud, es un respeto al obrar de Dios soberano que toma todas las decisiones.

El temor esclavizante, que es una emoción negativa que inhibe y destruye el pleno ejercicio de las facultades de una persona.

El temor tiene la misma definición que la fe.

Hebreos 11:1  Es,  pues,  la fe la certeza de lo que se espera,  la convicción de lo que no se ve.

El temor es fe al revés, es creer lo que el diablo dice, creer sus mentiras.

El temor y la fe es el mismo canal con diferente origen.

CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

3.2 LA CULPA

Es una consecuencia del orgullo y la soberbia

Al envanecerme en mis razonamientos me hago autosuficiente.

El perfeccionismo no me permite equivocarme.

Me descalifico y me condeno.

Me doy cuenta que algo está mal: mala conciencia.

Hebreos 10:22  Acerquémonos con corazón sincero,  en plena certidumbre de fe,  purificados los corazones de mala conciencia,  y lavados los cuerpos con agua pura.

Salmos 32: 1-4 Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de  iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño. Mientras callé, se envejecieron mis huesos  En mi gemir todo el día.  Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;  Se volvió mi verdor en sequedades de verano.

 Aspecto constructivo de la culpa.

Todo pecado hiere al hombre en su interior.

Es una autodestrucción y una autodegradación.

Nos destruye en lo más íntimo de nuestro ser.

Algo está mal y uno lo sabe, lo siente o lo intuye, pues se ha transgredido la conciencia moral.

Este sentimiento de culpa nos conduce al arrepentimiento.

Esta culpa es consecuencia de la revelación de la voluntad de Dios a través del conocimiento de la ley de Dios.

Es una de las tareas propias del Espíritu Santo.

Juan 16:8  Y cuando él venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio.

 Aspecto destructivo de la culpa

La culpa es positiva hasta que nos conduce al arrepentimiento, hasta que nos hacemos responsables del acto y de las consecuencias de nuestro pecado.

Una vez que recibimos el perdón nuestra carne nos quiere culpar para que perdamos nuestra paz, nuestra conciencia de perdón y de justicia que es por la fe.

Romanos 8:1  Ahora,  pues,  ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,  los que no andan conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu.

CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

3.3 LA HOSTILIDAD

El egocentrismo me conduce a menospreciar a quienes me rodean.

Uno pierde el respeto por el otro y los termina usando para nuestro propio beneficio.

La hostilidad son conductas agresivas encubiertas en forma de violencia emocional en forma verbal o actitudinal.

Es cuando uno quiere transferir su malestar al grupo de personas que le rodean.

Uno tiene libertad de manifestar hostilidad al grupo más íntimo.

Hay muchas formas de hostilidad.

Por ejemplo, el sarcasmo, la ironía, el chisme, la queja, la crítica son formas encubiertas de hostilidad.

A.4 REACCIONES ERRADAS ANTE EL PECADO

¿Qué pasa cuando encubrimos el pecado y persistimos en él?

4.1 DESDE LO ESPIRITUAL

a) Ocultar el pecado:

Es la primera reacción, se da instintivamente.

Es lo que hicieron Adán y Eva, Caín, Acán, David, Ananías y Safira.

Es lo que hemos hecho todos desde nuestra infancia.

Proverbios 28:13.“El que encubre sus pecados no prosperará”.

¿De quién los encubre? De Dios no puede. Los encubre de sus semejantes, de aquellos a quienes está afectando con su pecado, y de aquellos con quiénes está más directamente relacionado.

1 Juan 1:7  pero si andamos en luz,  como él está en luz,  tenemos comunión unos con otros,  y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

El pecado oculto causa trastornos espirituales, psíquicos y aún físicos.

El Rey David, mientras encubrió su pecado de adulterio, sufrió toda clase de

perturbaciones, psico-emocionales, y aun enfermedad física.

Salmo 32:3 “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día”

b) Transferir la culpa:

Esto es muy antiguo. Adán dijo: “La mujer…”, y la mujer dijo: la

serpiente…”, siempre buscamos algún chivo emisario a quien cargar la culpa de nuestro mal proceder.

c) Justificar el pecado:

Con largas explicaciones sobre las circunstancias, los factores que influyeron, queriendo en definitiva, mostrar que el pecado cometido fue casi inevitable

y por causas ajenas a la propia voluntad. Un claro ejemplo de esto es el caso de Saúl cuando ofreció el sacrificio desobedeciendo la palabra del profeta

1 Samuel 13:8-13

d) Nos endurecemos, perdemos la percepción

Se pierde la percepción del pecado, la cualidad del corazón y de la mente que es sensible a lo que está mal.

Cuando un cristiano comete un pecado, la primera vez se siente mal, si lo repite, se comete más fácilmente y si insiste, se hará para él la cosa más normal: ¡Desapareció la sensibilidad para detectar el pecado! El corazón se ha endurecido.)

e) Hipocresía

Comenzamos a cultivar el fingimiento y la simulación ante otros.

Hipocresía. Se finge estar en la condición que se estaba antes de pecar.

 CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

4.2 DESDE LO PSICOLÓGICO: MECANISMOS DE DEFENSA.

Ahora bien, frente a todo trauma o hecho traumático el individuo intenta- aunque sin lograr su objetivo- encontrar una salida.

En el campo de la psicología se lo denomina “mecanismo de defensa”.

La palabra defensa se refiere a un mecanismo o conducta que el individuo en forma consciente o inconsciente utiliza para mantener un equilibrio en su personalidad.

Sin embargo, el uso continuo o, mejor dicho el abuso de dichos mecanismos produce un lento empobrecimiento en las emociones de la persona.

Represión:Consiste en mantener alejados aquellos elementos que producen angustia. La represión opera haciendo que todo aquello que resulta una amenaza para la persona no venga a la conciencia.

El resultado visible de este mecanismo es el olvido.

Regresión:Es el proceso mediante el cual se activan conductas o actitudes infantiles. Muchas veces ante la imposibilidad del individuo de poder manejar ciertas situaciones, este regresa a conductas primitivas.

Proyección:Este mecanismo consiste en atribuir a otros las debilidades y necesidades que uno no logra resolver. Ej. Proyectarse en los hijos.

Desplazamiento:Es un mecanismo mediante el cual el individuo redirige sus emociones e impulsos hacia una situación más aceptable. Es el mecanismo más utilizado por las personas que sufren de fobias.

Formación Reactiva:Este mecanismo defensivo consiste en actuar de manera exagerada y rígida. Ej. El que se interesa por la limpieza.

 Aislamiento:Mediante este mecanismo la persona se aísla de un hecho traumático y entonces lo escucharemos relatándolo sin contenido emocional. Anulación: Se trata de conductas que intentan suprimir el efecto que originaron conductas previas. Es una forma de, como dice el dicho popular, “borrar con el codo lo que es escribió con la mano”.

Identificación: El sujeto vivencia como propias conductas y características de otro. Los rasgos del otro individuo pasan a formar parte de la personalidad del sujeto.

Negación: Es el proceso mediante el cual el individuo niega ciertos aspectos de sí que le pertenecen.

CLASE 4   AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA – Primera Parte .

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

CLASE 4 – AFRONTANDO MI DEBILIDAD PECAMINOSA

5 – A.  EL IMPULSO Y DESORDEN DE MIS PASIONES

A.1 ¿QUÉ SE ENTIENDE POR PECADO?

A.2 DIFERENTES REACCIONES ANTE MI DEBILIDAD

A.2.1 MECANISMOS DE DEFENSA

A.2.2  LAS REACCIONES DE LA CARNE: Culpa, temor u hostilidad

A.3 LA CULPA

A.4 EL TEMOR

A.5 LA HOSTILIDAD

 

5 – B. MINISTRANDO SANIDAD A NUESTRA DEBILIDAD PECAMINOSA

B.1 TOMAR LA CRUZ Y MORIR AL PECADO

1.1 ENCAMINANDO NUESTRA CULPA

1.2 LIBERACIÓN DEL TEMOR

1.3 RENUNCIANDO A LA HOSTILIDAD

B.2 DESARROLLANDO LAS VIRTUDES DE CRISTO

2.1 LA MANSEDUMBRE  EN LUGAR DE LA REBELDÍA

2.2LA HUMILDAD EN LUGAR DEL ORGULLO

2.3 EL AMOR EN LUGAR DEL EGOÍSMO

2.4 LA PACIENCIA

4. EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

Uno de los temas esenciales tratados en el blog de origen: El mensaje esencial de Dios. Ver más.

Las relaciones sanan o enferman

Se habla mucho del carácter psicosomático de las enfermedades.

El cuerpo se enferma por los conflictos en nuestra alma.

Incluso cada día aumenta la certeza del estrés como uno de los factores determinante de las enfermedades cancerígenas.

Estos conflictos interiores no surgen de la nada.

Surgen de las relaciones.

Así como el cuerpo se enferma por los conflictos del alma, el alma se enferma por los conflictos en las relaciones.

Es necesario que sanemos la forma en que nos relacionamos.

Tenemos que aprender a manejar las relaciones que nos enferman.

Y procurar desarrollar las relaciones que nos sanan.

4 – A. EL CONDICIONAMIENTO POR LAS HERIDAS EN LAS RELACIONES

Ampliar este contenido en otra predicación de Juan Manuel Montané. Ver.

Tenemos toda una historia de desencuentros que han producido heridas en nuestra alma que condicionan nuestra espiritualidad.

En psicología se usa la palabra “trauma”  que en griego quiere decir herida y también deriva de la palabra “perforar”.

De alguna manera cuando hablamos de trauma hacemos referencia a un hecho que ha dejado una marca, un sello, algo que fractura nuestro interior.

Aunque las relaciones interpersonales son el punto central en la vida cristiana rara vez reciben la atención que merecen.

¿Estás dispuesto a examinar la calidad de tus relaciones a fin de aprender mas de la humildad que necesitás desarrollar?

¿Estás inquieto por el impacto que producís en las personas que conocés?

¿Estás dispuesto a que te informen del impacto que causa en otro y aceptar esa información como vital para su salud espiritual?

Muy pocos quiere saber como los perciben los demás excusándose que eso es propio de personas inmaduras y emocionalmente dependientes, pero si Dios anhela restaurarnos para que seamos una comunidad llena de amor es de esperar que la madurez es ser cada día mas consciente del impacto que causamos en otros Santiago 1:19-25

La persona que están atentas a como las demás perciben están mas cerca de amar correctamente y de escuchar la voz de Dios

Cuando nos exponemos a la opinión de los demás nos enfrentamos ante la realidad de que mucha de la conversación egocéntrica está escudada en la excusa de ser honestos y compartir sinceramente lo que siento. Aunque esta información está distorsionada aun así nuestra madurez depende de estar atento a los efectos que producimos sobre otros.

Cuando recibo una crítica puedo vislumbrar lo desesperado de probar como actúo y me relaciono.

Si dejo que el Espíritu me conduzca a las oscuridades de mi corazón

Hebreos 4:12,  Salmo 139:23-24, Proverbios 20:27

Me quebranto y renuevo mi alabanza a un Dios perdonador y me encuentro mas capacitado para oír su voz.

A.1     SITUACIONES QUE PRODUCEN HERIDAS PROFUNDAS

a) – ABUSO

Hay una estrategia diabólica para destruir la vida del ser humano en su tierna edad para que cuando llegue a la edad adulta ya se encuentre totalmente condicionada por emociones negativas.

La experiencia del abuso es de un profundo dolor y resulta difícil de procesar.

Hay muchas clases de abuso:

Abuso físico

Abuso sexual

Abuso verbal

Abuso emocional

Abuso espiritual

a.1) MANIPULACIÓN

En etapas más maduras de nuestras vidas tanto en lo emocional como en lo espiritual ya es más difícil ser sometidos a abusos.

Tenemos que lidiar con un subproducto del abuso: la manipulación.

Hay manipulación cuando alguien quiere influir en mis pensamientos o sentimientos para producir un comportamiento determinado.

Todos tenemos que lidiar con temperamentos que se nos hacen más difíciles de lidiar con ellos. Son personas que nos condicionan porque nosotros le damos ese lugar. Se transforman en ataduras humanas.

Hay mucha manipulación emocional que intenta provocar sentimientos de deuda. Siendo muy peligrosa la manipulación espiritual, la manipulación por sentimientos de culpa.

b) – RECHAZO

Es la ausencia de un elemento clave del amor: la aceptación incondicional.

Condicionar la aceptación de la persona a que se comporte como yo espero.

Si no lo hace hago manifiesto mi rechazo a la persona.

Lo correcto es que un comportamiento no deseado produzca disgusto pero no descalificación del otro.

El resultado de todo rechazo por parte de otros es el rechazo hacia uno mismo unido a fuerte sentimiento de baja autoestima.

Se produce al mismo tiempo una lucha interminable por obtener aceptación.

Hay dos tipos de rechazo:

Abierto: es definido por conductas obvias que son descalificantes

Cerrado o cubierto: tiene lugar de manera más sutil

Y es el más nocivo.

b.1) LA ACEPCIÓN DE PERSONAS.  

Las personas más maduras no deberíamos lidiar con problemas de rechazo.

Hay actitudes que reemplazan el rechazo.

La indiferencia es muchas veces más nociva que el mismo rechazo.

La indiferencia nos conduce a ignorar a ciertas personas.

Y hacemos una selección negativa. Algunos me interesan y otros no.

Esto es sumamente nocivo para la madurez espiritual.

Es verdad que uno puede tener relaciones más íntimas con algunos que otros, esto sería una selección positiva. Con todos tengo una relación de interés pero hay algunos con los que puedo profundizar

c) – DESPRECIO

Es cuando no les demos a las personas la valoración que merecen.

Apreciar, es darle el justo precio.

Este desprecio va acompañado por conductas

– Crítica maliciosa

– Deslealtad, traición. Alguien contó cosas íntimas…

– Burla (de tu apariencia física, de tu forma de comportarte…)

c.1) MENOSPRECIO.

Entre personas maduras no tenemos que lidiar con el desprecio.

El menosprecio es cuando le damos un valor menor del que le corresponde.

CLASE 3 .  EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

 A.2 LA CONSECUENCIA DE LAS HERIDAS EN MI SER INTERIOR

Es un profundo proceso destructivo.

Es un proceso que se va internalizando y penetrando a lo más profundo de mi corazón, como una quemadura en la piel.

a) HERIDA

Hay actitudes, dichos o hechos que no pudimos manejar.

No las pudimos procesar adecuadamente como para que no nos lastimaran

Terminan produciendo un daño en nuestras almas.

b) DOLOR

Toda herida produce dolor.

El dolor es positivo, es un síntoma que nos avisa que algo está mal.

Identifiquemos las cosas que nos duelen, no las escondamos ni huyamos de ella.

Yo tengo escritas las cosas que me duelen, tengo un listado de sentimientos negativos que me acechan para poder tratarlos adecuadamente.

c) RESENTIMIENTO

Cuando nos resistimos al dolor, lo escondemos, lo ponemos bajo la alfombra.

No dejamos que haga su obra. Lo reprimimos.

Cuando algo nos recuerda esa situación volvemos a sentir el mismo dolor.

La memoria funciona en base a sentimientos.

Volvemos a sentir el mismo el dolor que la primera vez, lo re-sentimos.

d) AMARGURA

Ese resentimiento se profundiza y se transforma en amargura.

Efesios 4:31  Quítense de vosotros toda amargura,  enojo,  ira,  gritería y maledicencia,  y toda malicia.

Hebreos 12:15  Mirad bien,  no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios;  que brotando alguna raíz de amargura,  os estorbe… 

e) DEPRESIÓN: LA HERIDA AFECTA TODO MI SER

Los deprimidos, en el lenguaje bíblico, serían los “abatidos”

Isaías 61:1 Me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos

Salmo 42:5 ¿Porqué te abates, oh alma mía y te turbas dentro de mí?

¿Qué es realmente la depresión? Se la puede describir desde varias perspectivas. Si observas tu estado bioquímico cuando estás deprimido, tu metabolismo, la conducta de los músculos lisos y las glándulas, verás, que no sólo tu conducta verbal y motriz es la que tiene síntomas depresivos.

Muchas veces el paciente no puede explicar por qué está deprimido. “No sé por qué me ciento así”, suele decir. “Sencillamente siento que no puedo hacer absolutamente nada”. No tengo ganas de hacer nada. Y lloro todo el tiempo. No duermo bien, no tengo energía ni interés en nada… no sé por qué”.

En estas condiciones la persona se autodesprecia, subestima sus posibilidades y mira con desesperanza su futuro. “Estoy arruinado, no puedo salir de esto y estaré cada vez peor”.

 CLASE 3 .  EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

A.3 LA HERIDA SE DIRIGE HACIA LOS DEMÁS

Hebreos 12:15  Que brotando alguna raíz de amargura,  os estorbe,  y por ella muchos sean contaminados.

a) Hacia los que nos lastimaron

Son sentimientos negativos que afloran cada vez que volvamos a ver o recordar a aquella persona que nos hirió.

a.1) RENCOR

Indisposición a perdonar y no desear el trato con la persona. El rencor puede ser manifiesto u oculto. Si por causas ajenas a nuestra voluntad nos toca tratar a esa persona, nos sentimos incómodos, tensos, trabados y hay siempre un trato difícil. Es una indisposición a perdonar a aquel que nos ha hecho daño, pues no queremos reconciliarnos con él.

a.2) ODIO

Desear el mal de la persona

a.3) VENGANZA

Buscar hacerle mal a la persona.

b) Hacia todos los que nos rodean

b.1) Susceptibilidad

b.2) Queja

b.3) Hostilidad

Hay mucha gente hostil en nuestros días, como ellos están mal exportar su malestar procurando poner mal a todos los demás.

CLASE 3 .  EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

4.B MINISTRANDO SANIDAD A LAS HERIDAS DEL CORAZÓN

B.1 PERDONAR ES LA ÚNICA SALIDA

Perdonar es liberar o dejar ir a una persona que nos ha ofendido.

Es soltar a la persona que nos causó daño

Es cancelar una deuda pendiente que alguien tiene con uno

Es tomar la decisión de perdonar como un acto de voluntad y no basado en emociones.

El perdonar y amar al que me ofendió no es una alternativa, sino un mandato del Señor.

Mateo 6.14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial.

a) ¿Qué no es perdonar?

Esforzarse por olvidar lo que pasó.

Negar la ofensa recibida, pretender que el tiempo borre lo ocurrido, ignorar lo que pasó y tratar de olvidar.

Un perdón superficial no es perdonar, decir:”te perdono” sin especificar el daño cometido.

Perdonar no es darle la razón al otro.

No niego mi dolor ni renuncio a la razón por la que me siento herido.

Desde mi dolor y desde mi razón perdono.

Perdonar no es un sentimiento

Decido perdonar por obediencia al Señor no porque estoy aliviado del dolor.

El proceso de olvidar el daño es un proceso posterior y paulatino.

Cada vez que vuelvo a sentir el dolor me vuelvo a compromete con el perdón.

b) ¿Qué es perdonar?

Es salir del sillón del juicio, exigiendo reparación por lo sufrido.

Demandando que el otro reconozca su falta.

Libero esa demanda que me ata al dolor del pasado.

No lo libero porque el otro lo merezca sino porque es una necesidad mutua.

Me siento en el sillón de la misericordia.

Y doy lugar a que Dios trabaje en la reparación del daño.

A Dios le agrada que no nos venguemos por nosotros mismos, si no que creamos que El hace justicia.

Romanos 12:19  No os venguéis vosotros mismos,  amados míos,  sino dejad lugar a la ira de Dios;  porque escrito está: Mía es la venganza,  yo pagaré,  dice el Señor.

c)  ¿Cómo perdonar?

1. Perdonar orando, en el nombre y poder de Jesús, como un acto definido y concreto.

Marcos 11:25 Y cuando estés orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno

2. Arrepiéntase por guardar esta falta de perdón en su corazón y por el pecado de juicio.

La palabra de Dios nos ordena desechar todo resentimiento, amargura, odio y reconocer la falta de perdón hacia otros.

3. Exprese su perdón en forma verbal.

Santiago 5.16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho

Confiese su perdón a cada una de las personas, especificando las razones por las cuales tiene que perdonarlos.

4. Me comprometo a “reperdonar” todas las veces que haga falta

Después de haber perdonado a cada persona, entregue cada recuerdo doloroso, por cada herida recibida

En el resentimiento estaban presentes dos aspectos: el emocional y el voluntario.

Al haber subsanado el voluntario perdonando de corazón en el nombre de Jesús el emocional (amargura, dolor) irá desapareciendo en muy corto tiempo.

d)  las consecuencias de no perdonar

Es desobediencia a Dios.

Decidimos perdonar porque es un mandato de Dios.

Si no perdonamos, no seremos perdonados.

Es una carnada del enemigo.

Cada vez que alguien te ofende o te hiere, te está tendiendo una trampa, es una carnada del enemigo para que te amargue y pierdas su bendición.

Es necesario que vengan los tropiezos pero tenemos que aprender a resolverlos.

Mateo 18: 7 Porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!

Nuestras oraciones son estorbadas.

La falta de perdón corta la comunión con Dios y su presencia no fluye en nosotros.

1 Pedro 3:7  para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Dios no recibe nuestras ofrendas.

Toda ofrenda a Dios es un sacrificio vivo, y Dios no puede recibir un sacrificio que viene de un corazón con falta de perdón.

Mateo 5.23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti deja allí tu ofrenda delante del altar,  y anda,  reconcíliate primero con tu hermano,  y entonces ven y presenta tu ofrenda.

El enemigo toma ventaja en nuestra vida.

La falta de perdón es una puerta abierta al enemigo, que destruye nuestro hogar, nuestras finanzas, nuestra salud y otros.

Mateo 5:25  Ponte de acuerdo con tu adversario pronto,  entre tanto que estás con él en el camino,  no sea que el adversario te entregue al juez,  y el juez al alguacil,  y seas echado en la cárcel.

Dios nos entregará a los verdugos.

Mateo 18:32-35  Siervo malvado,  toda aquella deuda te perdoné,  porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo,  como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor,  enojado,  le entregó a los verdugos,  hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

En el idioma griego, la palabra verdugos significa “atormentadores”, que no son otra cosa que los demonios. La falta de perdón  abre la puerta a la acción demoníaca. Cada vez que los demonios le recuerden lo que la persona ofensora le hizo, lo harán para torturar su mente. Si Dios te entrega a ellos, Él es el único que puede librarle.

 CLASE 3 .  EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

B.2  ACEPTAR LOS CONFLICTOS EN LAS RELACIONES

a) Algunos nos rechazarán

Jesús experimentó el rechazo, la soledad, los dolores, la angustia y las traiciones; su mismo pueblo lo rechazó.

Él soportó todo esto para que nos pudiéramos sentir comprendido y aprender de él, como el soportó el rechazo, nos dio ejemplo.

Isaías 53.1-4 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de Él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido

Tenemos que aprender a manejar el rechazo.

1. Perdone y renuncie a toda falta de perdón contra todas las personas que le han rechazado en cualquier etapa de su vida.

2. Renuncie, verbalmente, a todo temor al rechazo.

b) Algunos nos menospreciarán

Las relaciones humanas son complejas.

Y produce una muy grande ansiedad pretender agradar a todos los hombres.

Pretender que todos nos acepten.

En ese afán por la aceptación de todos los hombres renunciamos a muchas cosas y terminamos dejando de ser nosotros mismo.

Esa continua adaptación para conseguir la aprobación nos produce mucha ansiedad y daño.

El temor a los hombres, a las reacciones de quienes nos rodean es una atadura espiritual muy poderosa.

c) Superando el dolor

Tenemos que aprender a manejar el dolor de las heridas que otros nos producen.

Nos incomoda el dolor que otros nos producen.

Cuando más nos resistimos más duele.

Tenemos que entender que es normal que haya situaciones dolorosas y dejarlas entrar, que produzcan su obra.

Una vez que tenemos identificadas esas situaciones y esas personas que nos producen dolor, tenemos que trabajar sobre ellas.

Aceptara que nos duele, perdonar y bendecir a los que nos han hecho mal.

d) Venciendo la depresión

Ecuación espiritual:

Circunstancias difíciles + mentira de Satanás = depresión

Circunstancias difíciles + verdad de Dios = edificación

El que está deprimido debe desechar la mentira y decirse a si mismo la verdad de Dios.

Necesita ministrarse a sí mismo, proclamarse las buenas noticias, y guiarse por ellas y no por sus sentimientos.

Juan 8:32  Conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres.

e) Procurando la paz con todos

Romanos 12:17-18  No paguéis a nadie mal por mal;  procurad lo bueno delante de todos los hombres.  Si es posible,  en cuanto dependa de vosotros,  estad en paz con todos los hombres.

f) Mirando con fe el día de la resolución de los conflictos

Uno puede acordar un tiempo de distanciamiento, para dejar de seguir lastimándonos: que se sanen las heridas y que decrezca el dolor

Un tiempo de sanidad pero con la convicción, con el compromiso y la fe de que es algo transitorio. Mirando el día en que todo conflicto será restaurado.

Filipenses 1:6 Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.

g) Orando y bendiciendo a todos

Mateo 5:44  Amad a vuestros enemigos,  bendecid a los que os maldicen,  haced bien a los que os aborrecen,  y orad por los que os ultrajan (calumnian) y por los que os persiguen.

CLASE 3 .  EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

CLASE 3

4. EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES

 

4.A  EL CONDICIONAMIENTO POR LAS HERIDAS DEL PASADO

             

A.1     SITUACIONES QUE PRODUCEN HERIDAS PROFUNDAS

a) – ABUSO

a.1) –  Manipulación

b) – RECHAZO

b.1) – Acepción de personas

c) – DESPRECIO

c.1) – Menosprecio

 

A.2 LA CONSECUENCIA DE LAS HERIDAS EN MI SER INTERIOR

a) HERIDA

b) DOLOR

c) AMARGURA

d) RESENTIMIENTO

e)  DEPRESIÓN: LA HERIDA AFECTA TODO MI SER

 

A.3 LA HERIDA SE DIRIGE HACIA LOS DEMÁS

a) HACIA LOS QUE NOS LASTIMARON

a.1) Rencor

a.2) Odio

a.3) Venganza

b) HACIA TODOS LOS QUE NOS RODEAN

b.1) Susceptibilidad

b.2) Queja

b.3) Hostilidad

 

4 – B. MINISTRANDO SANIDAD A LAS HERIDAS DEL CORAZÓN

 

B.1 PERDONAR ES LA ÚNICA SALIDA

a) ¿Qué no es perdonar?

b) ¿Qué es perdonar?

c)  ¿Cómo perdonar?

d) Las consecuencias de no perdonar

 

B.2  ACEPTAR LOS CONFLICTOS EN LAS RELACIONES

a) Algunos nos rechazarán

b) Algunos nos menospreciaron

c) Superando el dolor

d) Venciendo la depresión

e) Procurando la paz con todos

 

3 – LAS OPRESIONES Y PERTURBACIONES DEMONÍACAS

3 –A.  TOMANDO CONCIENCIA ACERCA DE LA PERTURBACIÓN EN MIS PENSAMIENTOS Y EMOCIONES

No estamos hablando de liberación de demonios.

Sino de la madurez interior que Dios tiene que producir en mi vida para que el enemigo no tenga la capacidad de manipular mis pensamientos y mis emociones.

La carne siempre funciona a contramano del Espíritu.

Cuando tenemos que humillarnos, reclama mis derechos, culpando a los demás.

Cuando tenemos que levantarnos con firmeza y autoridad, nos recuerda que no valemos nada.

Hay una continua lucha personal.

La lucha no es una batalla es un cuerpo a cuerpo, en este caso es alma a alma, pensamientos y sentimientos que son afectados.

Efesios 6:12  Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,  sino contra principados,  contra potestades,  contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo,  contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

La sanidad frente a este accionar del enemigo, es alcanza esa madurez en la cual el enemigo no pueda manipular a través de mis sentimientos y de mis pensamientos.

Y poder llegar a decir como Jesús:

Juan 14:30 porque viene el príncipe de este mundo y el nada tiene en mi.

A.1 Necesito revelación acerca de como está constituido mi ser interior

La parte más interior, donde somos morada de espíritus.

Nuestro espíritu así como puede dar lugar a la morada de Dios y se llenos del Espíritu Santo, puede ser afectado y habitado por espíritus malignos o demonios.

Mi espíritu es un espacio cerrado, inviolable.

Yo tengo la llave de mi corazón.

Si no abro la puerta nadie puede entrar.

Así como abrimos la puerta de nuestro corazón a Jesús para que venga a morar y a cenar conmigo puedo abrir las puertas de mi vida para la operación de espíritus inmundos.

La parte más exterior, que está conformada por pensamiento y sentimientos.

Son espacios abiertos al obrar espiritual

Mi mente está abierta a los pensamientos de Dios o de Satanás.

En mi mente hay pensamientos míos, de Dios o del enemigo.

Nuestro egocentrismo hace que no perciba que lo que pienso no sea mío, que me viene de afuera.

Tengo que sospechar y discernir, ¿este pensamiento es de Dios o del enemigo?

Evaluar el fruto que produce.

Me produce paz, exalta mi yo o me conduce al quebrantamiento.

El enemigo también puede afectar directamente mis sentimientos,  aunque generalmente es un proceso.

CLASE 2 -Segunda parte.  LAS OPRESIONES Y PERTURBACIONES DEMONÍACAS

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

 A.2  Soy responsable de los pensamientos que rechazo o que atiendo.

Efesios 6: 16 Sobre todo,  tomad el escudo de la fe,  con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

Los pensamientos vienen como dardos a mi mente.

Cuando lo acepto y comienzo a darle lugar, el pensamiento se instala, comienzo un monologo y afecta a los sentimientos.

Son pensamientos con fuego, con capacidad de encender.

Enardecen, excitan mis sentimientos.

Y me hacen arder: ira, temor, culpa, tentación, etc.

Es como lo describe el Salmo 40: 2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación,  del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña,  y enderezó mis pasos.

Me hundo como en una ciénaga donde me voy hundiendo en el barro.

Los sentimientos me van apresando hasta no dejarme respirar.

A. 3 Destruyendo las fortalezas interiores

2 Corintios 10:4-5  porque las armas de nuestra milicia no son carnales,  sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios,  y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

Pensamientos – argumentos – altivez – fortalezas.

La expresión “fortaleza” es la palabra bíblica equivalente a complejos o traumas.  El lenguaje bíblico es muy descriptivo, fortaleza es un castillo, un fuerte que fue construido piedra por piedra. Sus paredes anchas altas y sólidas han sido edificadas a través de los años.

Satanás edifica en nuestras mentes fortalezas espirituales, las cuales son construidas por la misma mentira de Satanás dicha a través de los años en diferentes situaciones y circunstancias. Generalmente tiene su origen en la niñez. Por ejemplo: – “Nadie me quiere” “Soy un inútil” “No tengo suerte en la vida”

Las perturbaciones autoimpuestas

Son perturbaciones impuestas por nosotros mismos, por los dichos de nuestra propia boca.

Mateo 12.36-37  Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Proverbios 18.21 La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.

CLASE 2 -Segunda parte.  LAS OPRESIONES Y PERTURBACIONES DEMONÍACAS

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

3 – B. MINISTRANDO SANIDAD EN MIS CONFLICTOS INTERIORES

 B.1 Fortaleciendo mi ser interior para que el enemigo no tenga ingerencia en mi vida.

Efesios 6:10-11  Por lo demás,  hermanos míos,  fortaleceos en el Señor,  y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios,  para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Necesito fortalecer mi voluntad para no dejar que se instalen pensamientos que tiene el propósito de destruirme e impedir el obrar de Dios..

Al aprender a velar por el clima espiritual que hay en mi interior, me permite percibir cuando estoy entrando en un terreno de derrota.

Lo primero que percibo es un monologo interior, donde comienzo a dialogar con mis pensamientos perturbadores, que en realidad no es un monologo sino un dialogo con esos mismos espíritus que me quieren perturbar

Se gestan un clima de egoísmo y carnalidad, que termina afectando mis sentimientos. Esos dardos de fuego encienden mis emociones.

De ahí viene la palabra “enardecer”

Necesito tomar autoridad espiritual

B.2 Tomar autoridad sobre mis pensamientos.

Vencer en el dialogo perturbador o cuando las emociones ya está enardecidas es más difícil tenemos que tomar autoridad antes cuando viene el pensamiento perturbador que usualmente pretende que reclame mis derechos que me resista a tomar la cruz.

Y cuando ya estamos en el terreno de las emociones ya corrompidas necesito identificar el pensamiento que las provocó.

2 Corintios 10:5  derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios,  y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

Tenemos que tomar autoridad y darle órdenes a cada pensamiento

Que se obedezcan a Cristo.

Y ahí los llevamos cautivos.

Se debilita todo pensamiento que se levanta contra Cristo.

CLASE 2 -Segunda parte.  LAS OPRESIONES Y PERTURBACIONES DEMONÍACAS

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

B.3 La verdad me hará libre

Juan 8:44 El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira

Juan 8:32. Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres

El rechazar el pensamiento no alcanza.

Ese pensamiento puede penetrar porque hay un área de mentira o de falta de verdad, una fortaleza o una debilidad por la que puede actuar.

Tenemos que cambiar esa mentira por la verdad que esa mentira descubre que está faltando en nuestras vidas.

El objetivo de Satanás es la conquista de nuestra mente.

Su estrategia consiste en colocar en nuestros pensamientos sus mentiras, sin que nos demos cuenta de que son mentiras, y menos que provienen de él.

Si lo que pensamos es mentira, nos ata y nos destruye y si es la verdad, nos liberta y edifica.

B.4  Esa libertad afecta a los que nos rodean.

Esa autoridad espiritual asentada en la verdad es la roca en que nos paramos en el momento de desaliento.

Salmo 40:2-3  Y me hizo sacar del pozo de la desesperación,  del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña,  y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo,  alabanza a nuestro Dios.

Y demás al ver el obrar de Dios en mi vida anhelarán lo mismo.

Salmo 40:3  Puso luego en mi boca cántico nuevo,  alabanza a nuestro Dios.

Verán esto muchos,  y temerán, y confiarán en Jehová.

CLASE 2 -Segunda parte.  LAS OPRESIONES Y PERTURBACIONES DEMONÍACAS

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

2 – LA TENDENCIA DE REPETIR EL PECADO DE MIS PADRES (HERENCIA)

2 – A. TOMANDO CONCIENCIA DE LA INFLUENCIA DE LO HEREDADO

 A.1 Las  consecuencias de mi pecado pasan a la próxima generación.

La Biblia enfatiza la idea del ser humano como una unidad de cuerpo, alma y espíritu. Por lo tanto, así como sostenemos que se heredan aspectos biológicos y psicológicos también se heredan aspectos espirituales.

Esto quiere decir que se heredaran conductas, maneras de pensar, y también pecados.

Ejemplo: Abuelo golpeador, padre golpeador, hijo golpeador.

No sólo hay una influencia en lo espiritual sino en el alma.

Se han descubierto genes que determinan una tendencia al alcoholismo, al tabaquismo, a la obesidad.

Es como si al pecar consuetudinariamente se marca una impronta en el alma que afecta genéticamente y es una influencia en nuestro cuerpo que nos empuja a pecar en esa misma dirección.

El Antiguo Testamento se consideraba que una maldición pasa de una generación a otra generación.

Éxodo 20.5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visitó la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de tos que me aborrecen.

Éxodo 34.6, 7 Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! Fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.

Una maldición es la consecuencia del pecado en la vida de una persona en su descendencia como resultado de la iniquidad.

El pecado de Cam: fue ver la desnudez de su padre Noé y, como resultado, vinieron los descendientes de Sodoma y Gomorra.

El pecado de Abraham: cuando dejaron su tierra para ir a Canaán, él dijo que Sara era su hermana porque era hermosa y temía que el rey lo matara para tomarla como mujer. Génesis 20.1, 2

Eso mismo hizo su hijo Isaac con su esposa.

Algunos aspectos que pueden tener estas maldiciones:

• Locura mental o emocional                                             Deuteronomio 28.34

• Enfermedades crónicas, accidentes violentos          Deuteronomio 28.21, 22

• La esterilidad                                                                    Deuteronomio 28.18

• Desintegración de la familia                                            Deuteronomio 28.4

• La pobreza o insuficiencia económica continua.      Deuteronomio 28.47-48

CLASE 2 -Primer parte.  LA TENDENCIA DE REPETIR EL PECADO DE MIS PADRES (HERENCIA)

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

A.2 Redimidos de toda maldición

Gálatas 3.23 Cristo nos redimió de la maldición de la ley.

1 Pedro 1:18  sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir,  la cual recibisteis de vuestros padres.

La palabra redimir significa rescatar o sacar de esclavitud, pagar la deuda en su totalidad.

Jesucristo puso fin a toda maldición en nuestras vidas.

En nuestra conversión se cortó con toda herencia y maldición por el pecado de nuestros.

La maldición de la ley incluye: pobreza, pecado, enfermedad, entre otras cosas.

Jesús pagó por la redención de todas las cosas.

A.3 Las obras de nuestras carne.

En la redención nuestro espíritu vive.

Y es en la llenura del Espíritu que experimentamos toda esa realidad de la victoria en Cristo.

Cuando andamos en la carne se hacen manifiestas las obras de la carne.

Y es ahí donde volvemos a experimentar esa tendencia a repetir los pecados de nuestros padres porque tenemos una debilidad emocional, espiritual y genética que nos empuja.

Es por eso que a pesar de haber sido redimidos de toda maldición tenemos que seguir lidiando con esta herencia pecaminosa.

Hay un riesgo cuando simplificamos estos diciendo ya todo está hecho.

Hay un riesgo cuando no nos afirmamos en la realidad de nuestra redención y le damos lugar al pecado, creyendo que todavía estamos bajo la maldición de la herencia.

No estamos bajo la maldición pero cuando salimos de la llenura del espíritu experimentamos en nuestra carne la debilidad que nos empuja repetir el pecado de nuestros padres.

CLASE 2 -Primer parte.  LA TENDENCIA DE REPETIR EL PECADO DE MIS PADRES (HERENCIA)

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

2.3 MINISTRANDO SANIDAD DE LA INFLUENCIA DE LO HEREDADO

Nuestro objetivo es identificar los pecados generacionales, patrones de maldad que se repiten y que han dañado las diferentes generaciones para destronarlos en forma definitiva.

a) Identificar los pecados de los antepasados.

Esdras 9:6 nuestras iniquidades se han multiplicado sobre nuestra cabeza, y nuestro delitos han crecido hasta el cielo. Desde los días de nuestros padres hasta este día hemos vivido en gran pecado;  y por nuestras iniquidades nosotros,  nuestros reyes y nuestros sacerdotes hemos sido entregados en manos de los reyes de las tierras,  a espada,  a cautiverio,  a robo,  y a vergüenza que cubre nuestro rostro,  como hoy día.

Jeremías 16:11-13 Porque vuestros padres me dejaron,  dice Jehová,  y anduvieron en pos de dioses ajenos,  y los sirvieron,  y ante ellos se postraron,  y me dejaron a mí y no guardaron mi ley; y vosotros habéis hecho peor que vuestros padres;  porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón,  no oyéndome a mí. Por tanto,  yo os arrojaré de esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido,  y allá serviréis a dioses ajenos de día y de noche;  porque no os mostraré clemencia.

b) Confesar que esa maldición fue redimida por Cristo

Soy completamente libre de toda maldición.

Toda herencia del pecado de mis padres fue rota en mi conversión.

Todas las cosas son hechas nuevas.

c) Debilitar las obras de la carne.

En mi carne está toda la potencialidad de pecado de la humanidad.

Un solo momento fuera de la gracia de Dios, un día librado a mis pasiones, un día de furia y mi carne puede transformarme en un monstruo.

Es en esa fragilidad de mi carne donde debo reconocer esa tendencia a repetir el pecado de mis padres.

Es ahí que necesito arrepentirme y volver a tomar la cruz para volver a ubicarnos en la cobertura donde la gracia opera con toda su potencia redentora.

Tenemos que ir a la cruz con fe y apropiarme de las bendiciones conquistadas por el Señor en cada momento de debilidad.

d) Llenos del Espíritu experimentamos la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Si toda la potencia de la redención la experimentamos en la medida que estamos en plena comunión con el Espíritu, entonces nuestra debilidad nos empuja a buscar continuamente de la llenura del Espíritu.

2 Corintios 12:9   Bástate mi gracia;  porque mi poder se perfecciona en la debilidad.  Por tanto,  de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades,  para que repose sobre mí el poder de Cristo.

CLASE 2 -Primer parte.  LA TENDENCIA DE REPETIR EL PECADO DE MIS PADRES (HERENCIA)

SEMINARIO DE FORMACIÓN DE OBREROS  –  CONDARCO 2012

MINISTRANDO SANIDAD INTERIOR EN EL DISCIPULADO

Seminario dictado por Juan Manuel Montané

ESQUEMA DE LA CLASE 2

 1         –  LA TENDENCIA DE REPETIR EL PECADO DE MIS PADRES (HERENCIA)

 

2 – A. TOMANDO CONCIENCIA DE LA INFLUENCIA DE LO HEREDADO

A.1     Las  consecuencias de mi pecado pasan a la próxima generación.

 

A.2     Redimidos de la maldición

 

2 – B. MINISTRANDO SANIDAD DE LA INFLUENCIA DE LO HEREDADO

 

3 –  LAS OPRESIONES Y ATADURAS DEMONÍACAS

 

3 –A.  TOMANDO CONCIENCIA ACERCA DE LA PERTURBACIÓN EN MIS PENSAMIENTOS Y EMOCIONES

           

A.1     Necesito revelación acerca de como está constituido mi ser interior

 

A.2     Soy responsable de los pensamientos que rechazo o que atiendo.

 

A. 3    Destruyendo las fortalezas interiores

 

3 – B. MINISTRANDO SANIDAD EN MIS CONFLICTOS INTERIORES

 

B.1 Fortaleciendo mi ser interior para que el enemigo no tenga ingerencia en mi vida.

 

B.2  La verdad me hará libre